En la génesis de la ansiedad, el miedo, el insomnio, la inseguridad, la distimia o la depresión, existe desregulación y alteración en las concentraciones y actividades de neurotransmisores, como la serotonina, dopamina, acetil colina y el gaba, entre otros. El conocimiento de la dinámica de los mismos es crucial para poder hacer un manejo biomédico de esta condición. La corrección de estos problemas no se pueden resolver definitivamente con un fármaco antidepresivo.