Hoy en día esta reverdeciendo entre un oasis, el concepto de la rigidez arterial como importante factor de riesgo cardiovascular; incluso resulta simple entender que tener las arterias más rígidas favorece la rotura o la defunción de ellas tras sufrir un infarto o ictus, sin embargo esta condición es aplicable a cualquiera de nosotros, siendo las arterias más susceptibles las del cerebro y el corazón. No obstante, en los miembros inferiores y en cavidad abdominal también representan un riesgo notable.

Fueron estos los antecedentes que, en ClínicaBiomedik nos llevaron hace ya 4 años a buscar métodos de estudio para esta condición y encontramos la Pletismografía Fotoeléctrica; un método no invasivo que nos permite conocer la rigidez de las arterias de pequeño, mediano y gran calibre de nuestros pacientes. Con este dato nos es posible calcular la edad biológica que en muchas ocasiones difiere de la cronológica; por ejemplo, es posible tratar a un paciente con 50 años de edad cronológica y 80 de edad biológica, todo ello fundamentándonos en la rigidez arterial `por lo que resulta lógico entender que estos pacientes a pesar de su juventud tienen un riesgo bastante más elevado de sufrir este tipo de patología .

Una vez realizado el diagnóstico , decidimos buscar un manejo objetivo que nos fuese útil para mejorar la condición arterial de nuestros pacientes y conseguimos dar con una solución viable; se trata de un “protocolo” estudiado en USA que afirma que aportando un aminoácido sintético vía endovenosa que literalmente retira el calcio peri arterial (el causante en definitiva de esta situación tan temible) y posteriormente a este retirado es eliminado lentamente por la orina los resultados son tremendamente positivos. A la par de el mismo hemos introducido la corrección de los valores de vitamina D (76% de la población Española tiene baja) y aportado fuentes de Vitamina K 2 la cual ha demostrado ser de gran ayuda en esta tarea de devolver elasticidad a nuestras arterias según interesantes estudios holandeses.

Llevando a cabo estos tratamientos de forma simultánea nos llevamos una grata sorpresa en mujeres portadoras de Osteoporosis que se sometían a los mismos pues mejoraron su densidad mineral ósea, lo que resulta más interesante si cabe, pues al mover el calcio depositado en el vascular se incentiva la osteoblastosis, es decir, formación de nuevo hueso y de esta forma resolvemos dos problemas con un mismo tratamiento. Estamos muy contentos con los resultados obtenidos y con el hecho de haberles devuelto calidad de vida a muchos de nuestros pacientes, mejorando en gran medida la situación de pacientes sufridores de patologías como:

-Angina estable.

-Arteriosclerosis.

-Osteoporosis.

-Hipertensión arterial.

-Insuficiencia arterial periférica.

-Impotencia funcional.

-Alteraciones cognitivas.