Resulta que lo que se venia observando en roedores ahora se ha comprobado en humanos,

Es que nuestro comportamiento cuando adulto se relaciona en gran parte con el resultado de la atención que recibimos cuando fuimos niños, es extremadamente interesante pues si aprendemos a gestionar nuestras emociones incluso siendo adultos podemos modificar nuestra actividad cerebral y estar menos tiempo en situaciones de stress o crisis como puede ser tras un pensamiento negativo. si este proceso lo hacemos desde niño o quienes nos cuidan y atienden nos lo hacen, el porcentaje de excelente comportamiento en el futuro es muy alto,En Otras palabras el cerebro es plástico y va perdiendo esta característica en la medida que envejecemos , pero aun así si lo entrenamos adecuadamente puede recuperar plasticidad y permitirnos aprender y desarrollar cualquier técnica.

Un nuevo concepto: Tecnología disruptiva, Daniel Coleman la explica en el video.

Dr Cubrias

Dr Cubrías
Medicina Integrativa