Un artículo que apareció en línea el pasado 7 de octubre, en el American Journal of Clinical Nutrition revela una reducción de la homocisteína plasmática total en los hombres que fueron tratados con N-acetilcisteína (NAC), un derivado antioxidante del aminoácido L-cisteína. La homocisteína elevada se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, demencia, suicidio, pre eclampsias, osteoporosis entre otras condiciones adversas.

Los investigadores en Heidelberg, Alemania volvieron a analizar los datos de dos ensayos doble ciego controlados por placebo que involucran hombres de mediana edad sanos que recibieron 1,8 gramos por NAC día o un placebo durante cuatro semanas. El primer ensayo incluyó a 40 hombres con lípidos elevados y el segundo involucró 42 sujetos con lípidos normales. Cisteína plasmática y la homocisteína, así como la presión arterial y otros factores se evaluaron antes y después del período de tratamiento.

Tanto aquellos con lípidos normales y elevados experimentaron reducciones significativas en la presión arterial sistólica y la presión arterial diastólica, además se redujo en el grupo de la hiperlipidemia. La suplementación con NAC se asoció con un aumento medio de 28% en cisteína de plasma y una reducción de aproximadamente 12% de la homocisteína en comparación con el grupo placebo, independientemente de los sujetos con lípidos elevados o el estado de fumador.

“En resumen, cuatro semanas de aporte oral de 1,8 g de NAC por día disminuye significativamente el nivel total de homocisteína en fumadores y no fumadores hiperlipidémicos y normolipidémicos a un grado clínicamente relevante”, concluyen los autores.

Es de esperar que si se reduce los niveles de homocisteína como se ha demostrado, los beneficios clínicos se amplíen a Sistema osteoarticular y al Sistema nervioso central , Dr Cubrias

Fuente: American Journal of Clinical Nutrition