Existe una asociación significativa entre el consumo alimenticio y la incidencia de migraña; uno de cada cuatro pacientes con migraña informan que ciertos alimentos le pueden desencadenar un ataque (Mueller 2007). Por otra parte, la prevención de alergias y / o sensibilidad a los alimentos puede reducir o eliminar los síntomas de migraña en algunos pacientes (Ross 2011).

Desencadenantes nutricionales de comunes de Migraña (Mueller 2007):

*El glutamato monosódico (MSG) es un potenciador de sabor comúnmente usado encontrado en algunas sopas y comida china.
*Los nitritos son conservantes que se encuentran en las carnes procesadas como las salchichas.
*Tiraminas son compuestos naturales que se encuentran en los vinos y alimentos de edad (por ejemplo, quesos).
*La feniletilamina es un compuesto estimulante que se encuentra en el chocolate, ajo, nueces, cebollas crudas y semillas.
Muchos de estos factores desencadenantes de migraña nutricionales tienen propiedades vasoactivas (provoca constricción o dilatación de los vasos sanguíneos) (Gallagher 2012), por lo que pueden contribuir a los ataques de migraña.

Otros factores desencadenantes dietéticos potenciales incluyen la leche de vaca, trigo, huevos, alcohol, edulcorantes artificiales, frutas cítricas, productos encurtidos y vinagre (Mueller 2007; Ross 2011).

Es importante tener en cuenta que no todos los pacientes de migraña son susceptibles a los factores desencadenantes nutricionales antes mencionados, por lo tanto la eliminación completa de estos artículos no siempre es necesario (Mueller 2007). Con el fin de identificar los factores nutriciónales desencadenantes d, los expertos sugieren el uso de diarios de alimentos porque son simples, de bajo costo, y la eliminación de los alimentos disparadores, ya que se asocia con una reducción de los dolores de cabeza por migraña (Sun-Edelstein 2009a).

También, alergia a los alimentos y las pruebas de sensibilidad para medir la reactividad inmunológica a los alimentos puede permitir la identificación de los posibles desencadenantes de la migraña (Ross 2011; Arroyave Hernández 2007; Mylek 1992).

Además de los activadores anteriores, el ayuno de la dieta durante más de 4 horas también debe evitarse (cuando sea posible) ya que se ha relacionado con un mayor riesgo de migraña (Gallagher 2012; Fukui 2008).

 

Dr Cubrias