Antes de que pasen a la lectura de el artículo en cuestión, solo quisiera que repitan la lectura al menos en dos ocasiones en aras de hacernos conciencia de esta situación que esta mellando la salud de nuestros hijos de forma importante y que tristemente encontraremos en las indicaciones otorgadas por organismos sanitarios los verdaderos errores nutricionales que llevan a cabo el desarrollo de esta multiplicidad de enfermedades en etapas muy tempranas.

La obesidad incrementa los casos de enfermedades típicas de adultos en niños y la fuente de la misma esta fuertemente impactada por las aberrantes conductas alimenticas que estan instaladas en nuestra sociedad, la escasa actividad fisica influye, sin embargo, podriamos modificar este eslabon y si mantenemos las conductas nutricionales aberrantes actuales terminan desarrollando igualmente las patologias, debemos destacar que la calidad y cantidad de el desayuno marcará el comportamiento metabólico de cada individuo en las proximas cuatro horas y asi sucesivamente mantenemos forzado el metabolismo, de tal manera que la única forma que tenemos de enfrentar esta situación es a traves del conocimiento y la puesta en práctica.Si no lo queremos hacer por nosotros, al menos hagamoslos por nuestros hijos.

Cabe destacar que dadas las costumbres arraigadas, no será tarea fácil

Dr Cubrias

Patologías como la hipertensión, la diabetes tipo 2, los cálculos renales o el colesterol ya no son una rareza en las consultas de Pediatría

* Fecha de publicación: 6 de enero de 2009

El exceso de peso que acumulan muchos niños españoles está detrás del incremento de la incidencia de enfermedades típicas de adultos en la población infantil. Y es que patologías como la hipertensión, la diabetes tipo 2, los cálculos renales o el colesterol son cada vez más frecuentes en las consultas de Pediatría.

Hace 20 años sólo un 3% de los menores españoles tenía sobrepeso, hoy esta cifra se ha multiplicado por tres en el caso de las niñas y por siete en el de los niños. Estos kilos de más se han traducido en la aparición precoz de diabetes tipo 2, también conocida como diabetes del adulto. Esta patología se está detectando actualmente a edades tan tempranas como los 12 años. Según los estudios que maneja el Ministerio de Sanidad, el 10% de la población infantojuvenil tiene niveles de azúcar en sangre preocupantes.

La salud del corazón también se resiente con la obesidad. Las arterias de los menores más obesos acumulan placas de grasa que les hacen más propensos a sufrir un ataque al corazón o un infarto cerebral a edades tan jóvenes como los 30 o los 40 años.

La tensión arterial también se ha convertido en una prueba que realizan con frecuencia los pediatras. La hipertensión infantil ha aumentado en las dos últimas décadas, vinculada a la epidemia de obesidad y al sedentarismo de los escolares. Se estima que un 5% de los niños y adolescentes tienen un riesgo elevado de tener la tensión a niveles poco saludables.

Por su parte, el exceso de sal, unido al hecho de que los menores tienden a beber poca agua, han multiplicado los casos de cálculos renales, afirman los especialistas. En la actualidad, las piedras en el riñón se llegan a diagnosticar a edades tan tempranas como los cinco o los seis años. El exceso de sales llega con la comida, las chuches saladas, las comidas precocinadas y el consumo de productos enriquecidos con calcio.

Dr Cubrias
Medicina Integrativa