En medicina uno de los grandes problemas que se nos avecina con carácter endémico es la obesidad y al menos 15 enfermedades asociadas que dan al traste con la calidad de vida del enfermo incluso en edades tempranas, evolutivamente y a pesar de los grandes gastos y las intenciones de los laboratorios por descubrir la panacea para el tratamiento de la misma , es una evidencia que sus logros distan mucho de una solución adecuada , incluso es hora ya de permitirse el cuestionamiento en cuanto a los conceptos nutricionales que se prescriben hoy día , teniendo en cuenta tan barbara avalancha de estas patologías, pero desgraciadamente hay muchos intereses creados y lo peor es que los habrá por mucho tiempo porque son el fruto del accionar humano.

Como médicos chocamos con poquísimos logros en el tratamiento de estos enfermos y estaríamos mucho tiempo citando variados tratamientos y fracasos múltiples asociados , hoy en día sabemos que muchos de los problemas que sufren los obesos son o están intrínsecamente relacionados con un concepto que suena complicado pero que realmente tratare de explicar ( gluco lipo toxicidad intramiocelular)no es mas que la intoxicación que estan sufriendo nuestros músculos cuando se saturan de elevadas concentraciones de glucosa (azúcar), y grasa , gracias a la ingesta inadecuada que llevamos cada día con aporte de mega cantidades de hidratos de carbono de alto indice glusidico,versus el poco gasto energético de la mayoría de los mortales , estas situaciones ocupan un lugar importante como variables a tener en cuenta , lo que pasa es que al parecer la manutención por tanto tiempo de estas condiciones han provocado alteraciones de enzimas(sustancias que favorecen o limitan acciones metabólicas)que han traído consigo un mayor enlentecimiento y disfunción del ciclo de krebs celular( ciclo que permite producir energía en las células tomando como materia prima a los hidratos -grasas y en menor grado a las proteínas). el uso de una dieta ordinaria osea donde se reducen cantidades en bases a calorías de nuestros alimentos , produce un tirón de nuestras reservas proteicas ( en los músculos) para suplir el des balance energético y esto explica entre otras cosas que los enfermos que con gran coraje logren seguirlas sacrifiquen con creces su masa muscular hasta en un 35% y con ello la tasa metabóica basal( aquella que permite medir cuanto somos capaces de gastar energéticamente en reposo y es directamente proporcional a la cantidad de músculo masa libre de grasa que poseemos ). es decir que lejos de favorecernos estas dietas son comida para hoy y hambre para mañana literalmente hablando.

Tenemos la actividad física como inminente precursor de un mejor funcionamiento del ciclo de Krebs, y no cualquiera sino aquella que es capaz de generar mejor señalización de la insulina, otra manera de apoyar esta medida es cebando el ciclo antes mencionado con nutrientes que logren mejorar la actividad enzimática de la piruvato carboxilasa, la cual se inhibe con los elevados niveles de insulina circulantes y cede con la limitacion de la ingesta de hidratos de alto indice glusidico y medidas nutricionales de suplementación especifica, demostradas activamente a nivel hepático y presumiblemente muscular.

Dr Cubrias