Obesidad

El cómputo de calorías y la función de los nutrientes en el organismo.

 

En la teoría del cómputo de calorías el valor medio de gasto de calorías en un hombre está alrededor de 2500 kcal al día. Según esta teoría  si comemos más calorías de lo debido subiremos de peso y almacenaríamos grasa. Y si comemos menos calorías, de las debidas, perderíamos peso.

kcal

Sin duda, ésta es una aproximación muy simplificada del funcionamiento de nuestro metabolismo y no es todo lo precisa que debiera. Si aplicamos, sin más, el cómputo de calorías no tendremos en cuenta qué alimentos ingerimos y para qué se utiliza cada uno en el organismo.
La definición más aceptada dice que se considera alimento cualquier sólido o líquido que aporte, al menos, uno de los siguientes:

  • Material combustible, estos serían los llamados alimentos energéticos utilizados para producir movimiento, calor… (hidratos de carbono provenientes de cereales y  patatas, grasas provenientes de frutos secos, aceites y animales y alcohol).
  • Material plástico para el crecimiento y la reparación del cuerpo que aporta proteínas de alto valor biológico (carne, pescado, lácteos, huevos).
  • Moléculas o sustancias moduladoras que regulen el funcionamiento del cuerpo (entre otras frutas y verduras que aportan vitaminas y minerales en gran cantidad).

Los nutrientes que se pueden utilizar como aporte de energía (sin tener en cuenta el alcohol), y por lo tanto, son utilizados en el cálculo de las calorías de un alimento, en las etiquetas de información nutricional, son los carbohidratos, las grasas y las proteínas.
Hay que aclarar que solamente los carbohidratos tienen como función principal el aporte de energía.
Los lípidos (grasas), no sólo aportan energía, también constituyen el tejido adiposo y las membranas celulares.
Las proteínas tienen una función principalmente estructural y plástica y en raras ocasiones son utilizadas como fuente de energía. Se puede por lo tanto deducir que si estos nutrientes tienen otras funciones no serán simplemente quemados para producir energía.
La información nutricional de las etiquetas de los alimentos y el cómputo de calorías por si solo no llegan por lo tanto a transmitir toda la información necesaria para saber que cantidad y clase de alimento necesita cada individuo en cada situación particular.
Etiquetado nutricional

¿Es el cómputo de calorías necesario para mantenerse en un peso ideal?

Como ya hemos demostrado el mero cálculo del poder calórico de un alimento no es suficiente para saber si éste nos engordará o no.
Por otro lado, y sin olvidar los parámetros que ya hemos explicado, será muy importante tener en cuenta la proporción de nutrientes que comemos en cada ingesta. O sea, qué alimentos ingerimos en cada ocasión y además junto a qué otros alimentos los ingerimos para poder determinar su efecto en nuestro organismo.
Para mantener nuestro peso en valores normales (ideales), no basta con limitar la ingesta excesiva de nutrientes. En general, hay que evitar tener valores de insulina demasiados altos (hiperinsulinemia) y conseguir mantenerlos regulados durante todo el transcurso del día. La carga glicémica nos dirá la cantidad de insulina que produce cada alimento así como qué índice glicémico tiene (velocidad con la cual los carbohidratos son absorbidos).
Para evitar tener valores de insulina elevados, a parte de reducir la ingesta de hidratos de carbono de alto índice glicémico (cereales no integrales, papas,…), deberemos asociarlos a alimentos ricos en proteínas, fibra y grasa. Las proteinas estimulan la producción de la hormona glucagón que a su vez reduce la producción de insulina.Mientras que, la fibra y las grasas disminuyen la velocidad de entrada en sangre de la glucosa, modulando por tanto la secreción exagerada de insulina.