Un 40% de los fallecimientos por contaminación del aire exterior se debió a cardiopatías isquémicas, otro 40% a accidente cerebrovascular, el 11% a EPOC y un 6% a cáncer de pulmón, y un 3% a infecciones respiratorias en niños.

La situación intermedia que genera esta situación patológica brutal es el impacto de la contaminación ambiental en la génesis exponencial del estrés oxidativo y este fenómeno compromete los sistema de detoxificación de nuestros organismos favoreciendo mas dificultad para la “autolimpieza” celular con ello aun mas estrés oxidativo que afecta nuevamente la célula afectando su integridad y funcionamiento, paralelamente estimulando la capacidad de expresar una patología portada genéticamente, en fin que o nos preocupamos mas del medio ambiente o terminaremos incrementando cada vez mas la tasas de enfermedades como las descritas en este estudio, por lo pronto recomiendo a toda persona que viva en una gran ciudad y /o cerca de alguna fuente de contaminación industrial, que sea asesorado por un médico formado en Medicina Ortomolecular y/o medio ambiental, para l valorar la ingesta de un antioxidante adecuado a la condición de cada cual.