Después de la segunda guerra mundial, muchos trabajadores de la industria de baterías, pinturas y combustibles sufrieron los estragos de la intoxicación por plomo propia de estas labores. Estas personas fueron tratadas con un aminoácido sintético llamado EDTA y de manera sorprendente reportaron una gran mejoría en varios aspectos que aparentemente no estaban relacionados con el plomo. Especialmente los pacientes que presentaban dolor e incapacidad por insuficiencia coronaria, acabaron de forma definitiva su riesgo de sufrir infarto de corazón.

Muchos investigadores en las décadas del 50 y 60, emprendieron varios estudios sobre el valor de esta terapia. La Asociación por el Avance de la Medicina en   Estados Unidos, ha recogido alrededor de 10.000 de estos estudios y se calcula que cerca de 500.000 pacientes han recibido esta terapia.

En parte de Europa y Japón ha sido extensamente usada, pero por diversas razones de orden económicas no ha sido implementada de forma ordinaria en la practica de la medicina, y es que la EDTA no es patentable.

Hoy en día en diversas regiones europeas esta aprobado su uso cuando se objetiva intoxicación por metales pesados, condición que se perfila como verdadera epidemia, lo demuestran múltiples estudios actuales donde se objetivan que por ejemplo las mujeres españolas son portadoras hasta seis veces mas de mercurio que el resto de las europeas, y con ello están expuesta a el accionar devastador de este metal en el cerebro y en sistema de defensa antioxidante endógeno de nuestra fisiología.

Y por si fuera poco los niveles en sangre de los españoles también son bastante superiores que los de los alemanes, “solo 10 veces mas”:

El mercurio orgánico se puede encontrar en:

  • Desinfectantes (antisépticos) viejos, como mercurocromo rojo (merbromin), una sustancia que actualmente está prohibida por la FDA
  • Tiomersal
  • Funguicidas e insecticidas
  • En pescados y otros alimentos de origen marino, que constituyen la principal fuente dietética de Hg
  • Termómetros de mercurio. La inhalación de el vapor despedido
  • Luces fluorescentes. La inhalación de el vapor despedido
  • Otros Metales Pesados: Aluminio, Plomo, Cadmio entre otros venenos.

Hoy en día, tenemos en nuestros cuerpos entre 400 y 700 veces más cantidad de metales pesados, que la generación que vivió hace 100 años.

En nuestro organismo estos metales se acumulan en las grasas y los huesos y no pueden eliminarse por lo que su efecto es permanente y acumulativo. Son altamente reactivos y roban electrones a diferentes estructuras celulares generando radicales libres de forma continua, que a su vez, dañan otras moléculas o estructuras para restituir los suyos propios. Este proceso entra entonces en un círculo vicioso produciendo daños en toda sustancia o estructura celular.

Toda enfermedad crónica tiene relación con este fenómeno, especialmente las que constituyen las causas de muerte más frecuentes como son los infartos de corazón, los derrames cerebrales, el cáncer y los problemas reumáticos. El daño oxidativo del endotelio vascular, el DNA de las células y el cartílago articular ha sido severamente agravado por la acumulación de estos tóxicos.

Como el mercurio causa degeneración neuronal, video de la universidad de Calgary:

¿Cómo se lleva a cabo esta terapia?

Cada paciente es sometido primero a una evaluación médica, en la cual se define la necesidad o no de hacer el tratamiento. Una vez en el programa los pacientes reciben periódicamente una solución de sustancias entre las cuales el EDTA es el principal componente. La dosis de esta sustancia se ajusta en cada usuario con base en su edad, talla, peso, sexo, y función renal indicada por la depuración de creatinina que es un examen que evalúa la función del riñón.

Estas infusiones se aplican de 1 a 3 veces a la semana. El protocolo de ACAM ha establecido 30 de estas en total, aunque hay otros esquemas. Los pacientes pueden requerir refuerzos después de varios meses de terminado el tratamiento.

El tiempo de infusión es de 2 a 3 horas para favorecer la acción del EDTA; por esto se usan agujas de inyección muy delgadas para demorar el paso del flujo de la mezcla. El procedimiento no es doloroso; las personas pueden leer, dormir o ver televisión.

Durante las primeras sesiones se hacen controles de creatinina para vigilar la función del riñón y ajustar la dosis de EDTA. En promedio se hacen unas 12 de estos exámenes durante todo el tratamiento.

¿Quiénes necesitan esta terapia?

Toda persona mayor de 40 años obtiene grandes beneficios con esta terapia. El programa da solución a los siguientes casos:

  • Enfermedad coronaria o antecedentes de esta.
  • Cáncer o con antecedentes familiares de este.
  • Diabetes o prediabetes.
  • Retinopatía o angiopatía diabéticas.
  • Insuficiencia renal crónica, o con riesgo de llegar a ella.
  • Enfermedades degenerativas y / o reumáticas cuya evolución o pronóstico lo amerite.

Aparte de las acciones que se han señalado, hay reportes que indican la eficacia de esta terapia en muchas enfermedades entre las que se destacan: el asma, la escleroderma, las cataratas, varios problemas dermatológicos y enfermedades del colágeno, la fibromialgia, la fatiga crónica y las infecciones a repetición. Los investigadores tienen mucho trabajo por hacer en relación con las indicaciones de esta terapia.