Es interesantísimo el impacto que tienen algunos nutrientes en la salud cardiovascular, como el licopeno, presente en los tomates, que ayuda a cuidar tu corazón

El licopeno es un caroteno natural presente en el tomate y uno de los antioxidantes que ha recibido más atención y estudio en los últimos tiempos. Estudios in vitro con el lycopeno han demostrado que puede evitar la oxidación de las LDL y suprimir la síntesis de colesterol, de esta manera generan un efecto endoletio protector de gran valor.

Un reciente estudio multicéntrico (EURAMIC), con una gran población, demostró que solo los niveles elevados de licopeno y no de otros b carotenos eran capaces de asociarse a una disminución de la mortalidad por enfermedad cardiovascular (ECV).

Otro estudio, en este caso en la prevención del accidente cerebro vascular y los niveles séricos de licopeno, en Austria , asocio que los bajos valores séricos de esta sustancia se asociaron con accidentes cerebrovasculares en forma más temprana, en la población de riesgo.

En estudios de intervenciones dietéticas realizadas en humanos, no fumadores y sin medicacion suplementaria, se le prescribió entre 20 – 150 mlg por día, de  los tradicionales productos del tomate. Una semana después del tratamiento se comprobó una elevación importante en los niveles plasmáticos de licopeno  y bajos niveles de lipoperoxidación, LDL colesterol y ADN oxidación. Se sugiere que el rol general de la antioxidación de los licopenos es llevado a cabo a través de la disrupción de los eventos que sensibilizan la oxidación. Los niveles adipocitarios y séricos de licopeno son un buen indicador de la capacidad preventiva frente a estas enfermedades, superior incluso a la ingesta.

No obstante, aun no conocemos a fondo cómo la interacción del medioambiente y la genética pueden llevar al desarrollo de la ECV. Necesitamos profundizar en los factores específicos que pueden estar influyendo y que sean preponderantes.