Mediante la misma técnica que la mesoterapia, cuando lo que queremos conseguir es la hidratación de una piel fina, se puede aplicar Ácido Hialurónico no reticulado (sin efecto volumen), debido a su importante efecto de captación de agua. Esto contribuye a producir un efecto tensor y antioxidante. Compatible perfectamente con otros tratamientos en Medicina Estética.