Muchos pacientes nos preguntan en qué consiste un peeling químico. El nombre parece muy agresivo, pero no hace más que potenciar la belleza natural de tu piel. Es un tratamiento indicado para mejorar la textura de la piel del rostro. Se puede aplicar desde edades tempranas, sobre todo en caso de pieles grasas o con tendencia al acné. 

Consiste en la aplicación sobre la piel de ácidos que logran una renovación de ciertas capas de la epidermis y/o dermis, provocando la descamación de la capa más superficial. Depende del producto utilizado, el tipo de piel a tratar y la cantidad de ácido libre que se aplica. 

El descubrimiento de nuevos cáusticos y de nuevas sustancias despigmentantes y, sobre todo, su empleo sinérgico ha permitido desarrollar protocolos que prevén peelings más superficiales repetidos con importante efectos acumulativos.