Lactobacillus casei y enfermedad de Crohn

JANO.es

Investigadores de Barcelona comprueban in vitro cómo este probiótico regula las señales inflamatorias en la mucosa de pacientes con esta enfermedad intestinal

Investigadores del Instituto de Investigación del Hospital Vall d’Hebron, de Barcelona, ha constatado in vitro cómo un probiótico, Lactobacillus casei, regula las señales de la inflamación en la enfermedad de Crohn, según publican en «Inflammatory Bowel Diseases».

Este hallazgo, a pesar de tratarse de un estudio realizado sobre mucosa intestinal en el laboratorio y no directamente en pacientes, pone de manifiesto la utilidad clínica de los probióticos, a menudo discutida.

Según los investigadores, los resultados de este estudio, dirigido por Maria Antolín, Marta Llopis y Francisco Guarner, suponen un paso más en la búsqueda de evidencias para el uso de probióticos como parte del tratamiento en las enfermedades inflamatorias intestinales, ya que demuestran que el uso del probiótico estudiado prevé y contrarresta los efectos proinflamatorios de bacterias presentes en la flora intestinal sobre la mucosa afectada en enfermos de Crohn.

Esta patología se caracteriza por que el sistema de defensa del individuo ataca a su propio intestino produciendo inflamación. El origen de la enfermedad es desconocido, pero se sabe que existen factores genéticos involucrados. La enfermedad se caracteriza por presentar periodos de actividad, seguidos por otros de inactividad en los que no hay sintomatología.

La base de trabajo de esta investigación se ha centrado en la respuesta inmunitaria de la mucosa de pacientes con enfermedad de Crohn ante la Escherichia coli ATCC 35345, una bacteria habitual del intestino, y Lactobacillus casei, probiótico de uso corriente.

En el estudio se incubaron muestras de esta mucosa intestinal inflamada con Escherichia coli de manera aislada, con Lactobacillus casei de forma aislada, muestras de ADN de este probiótico y muestras con ambas bacterias.

Según la investigadora Marta Llopis, en los resultados con Lactobacillus casei vivo se produce «un descenso significativo de la secreción de señales inflamatorias de la mucosa con enfermedad de Crohn. Este efecto está producido por la bacteria completa y no es responsable sólo su ADN».

Este probiótico disminuye la expresión de citocinas y quemocinas implicadas en la inflamación y, por lo tanto, en los mecanismos lesivos de la mucosa intestinal afectada de enfermedad de Crohn.

En las muestras que combinan Lactobacillus casei y Eschirichia coli, la presencia del probiótico «previene y contrarresta» los efectos proinflamatorios de E. coli sobre la mucosa intestinal, por lo que «se podría utilizar como tratamiento preventivo en la enfermedad, buscando una forma de evitar o mitigar las reagudizaciones», explicó Maria Antolín.

Los investigadores aseguran que el uso de probióticos prevé las alteraciones de permeabilidad de la barrera intestinal y, por tanto, prevé o reduce la invasión de bacterias de la flora intestinal en el interior de las células del intestino.

Inflammatory Bowel Diseases 2008;DOI: 10.1002/ibd.20736

Dr Cubrias
Medicina Integrativa