Cuanto mayor es la diversidad de bacterias intestinales menor es el riesgo de cáncer de mama

Un estudio estadounidense muestra una relación entre la variedad de la comunidad bacteriana en el intestino y la probabilidad de desarrollar tumor mamario.

 

Las mujeres posmenopáusicas con mayor diversidad de bacterias intestinales presentan una relación más favorable de metabolitos de estrógeno, lo cual se asocia con un menor riesgo de cáncer de mama, en comparación con aquéllas con menor variedad microbiana, según un estudio publicado en Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

Desde los años setenta se sabe que, además de ayudar a la digestión, las bacterias intestinales que componen el microbioma influyen en el modo como las mujeres procesan el estrógeno. En concreto, las colonias de bacterias determinan si el estrógeno y los fragmentos que quedan después de que se procese la hormona continúan en el organismo o son expulsados por la orina y las heces.

«En las mujeres con más diversidad de bacterias intestinales, hay niveles más altos de fragmentos de estrógeno después de que el cuerpo metabolice la hormona, en comparación con quienes adolecen de menor variedad de bacterias intestinales», resume uno de los autores del estudio, James Goedert, del Instituto Nacional del Cáncer de la Salud (NCI, por sus siglas en inglés) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), en Bethesda, Estados Unidos. «Este patrón sugiere que estas mujeres podrían tener un riesgo menor de desarrollar cáncer de mama», añade.

Los investigadores analizaron muestras de heces y de orina de 60 mujeres posmenopáusicas de entre 55 y 69 años y con resultados normales en las mamografías en las 6 semanas anteriores. Se analizó la diversidad bacteriana de las muestras, así como la proporción de estrógenos y fragmentos de estrógeno, un factor de predicción del riesgo de cáncer de mama.

«Nuestros hallazgos muestran una relación entre la diversidad de la comunidad bacteriana en el intestino, que en teoría puede modificarse con cambios en la dieta o algunos medicamentos, y el riesgo de desarrollar cáncer de mama», afirma Goedert.

Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism (2014); doi: 10.1210/jc.2014-2222