Los medicamentos más usados para controlar el colesterol, sin entrar en detalles, son las Estatinas. Con un sin fin de marcas comerciales (Lescol, Cardyl, Zarator, Crestor, Pravacol, Zocor, Simvastatinas etc.) se prescriben diariamente y son parte del protocolo a seguir por médicos generales y especialistas, ya no tan solo en aras de controlar el colesterol sino de otros «beneficios» asociados, que a la luz del conocimiento bioquímico básico son esperables, pues su uso con intenciones anticancerígenas, por citar un ejemplo, está basado en la capacidad de estas de mediar la inflamación. Aquí debo recordar que el mejor sistema de modulación de la inflamación es regular el ratio Omega 3/6, lo cual podremos lograr a través de la alimentación y/o suplementación nutracéutica.

Para rematar la FDA (Food and Drugs Administration) ha publicado recientemente una alarma de la capacidad de las estatinas en dosis medias altas para producir Diabetes Mellitus Tipo 2 y deterioro cognitivo.

Es  preocupante, pues para que un organismo de este tipo haga una comunicación global de esta índole, la cantidad de problemas paralelos debe ser importante. Quizás sea que se ha acabado el tiempo de validez de las patentes para las estatinas, pero en cualquier caso resulta devastador para los millones de usuarios que han consumido estos fármacos en dosis agresivas, generando patologías asociadas importantes

Estatinas Y Coenzima Q10

Desde el punto de vista bioquímico la síntesis de colesterol ocurre paralelamente a la síntesis de Coenzima Q10, siendo esta última un antioxidante fisiológico de extremada importancia en la protección de nuestros vasos sanguíneos y corazón, Cuando se usan estatinas se bloquea la síntesis de colesterol y también las de coenzima Q10, a través de la enzima HMG Coa Reductasa, quedando nuestros vasos y corazón desprovistos de su protector natural.

No es extraño encontrar estudios que han demostrado la alta incidencia de insuficiencia cardiaca en los usuarios de estatinas de forma crónica.

Si usted recibe la prescripción de un tipo de estas moléculas exija que se le suplemente con coenzima Q10 como mínima gestión protectora cardiovascular.

Dr Cubrías