Aquí están algunos de los estudios más importantes que conectan Omega 3 y déficit de atención e hiperactividad:

  • Metabolismo de los ácidos grasos esenciales (Omega 3) y déficit de atención e hiperactividad.

Investigadores de la Universidad de Purdue reportan que los niños que tienen hiperactividad tienen niveles más bajos de ácidos grasos esenciales que los demás niños. Su experimento cubría a 53 niños entre 6 a 12 años que sufrían del desorden y 43 niños de control. Los análisis mostraron que los niños con el desorden tenían niveles significativamente más bajos de ácidos araquidónico, EPA y DHA en su sangre. Los niños hiperactivos sufrían de más síntomas asociados con bajos niveles o deficiencia de ácidos grasos (sed, orina frecuente, piel y pelo secos) y tenían más posibilidad de sufrir asma e infecciones del oído.

Los investigadores concluyeron que la hiperactividad estaba ligada a un bajo consumo de ácidos grasos omega 3. Unieron Omega 3 y Déficit de atención. Concluyeron que la suplementación con estos ácidos grasos omega 3 podría ser un tratamiento para la hiperactividad y el déficit de atención.

  • Características clínicas y niveles en la sangre de ácidos grasos esenciales en niños hiperactivos.

Investigadores en la Escuela de Medicina de la Universidad de Auckland produjeron un reporte que da luz sobre la pregunta “¿Por qué son diferentes los niños hiperactivos de los otros niños?”.

El estudio comprendió 48 hiperactivos y 49 niños de control. Los hiperactivos se seleccionaron de información de los profesores y parientes y todos fueron evaluados usando 4 escalas de comportamiento. Los investigadores encontraron diferencias significativas entre los hiperactivos y los que no lo eran:

  • Los niños hiperactivos tenían menor peso al nacer y aprendieron a caminar después de los normales.
  • Los hiperactivos eran más propensos a tener tos frecuente y resfriados (44% vs 8% en los normales).
  • El 52% de los hiperactivos tenían un grado anormal de sed comparado con el 6% en el grupo de control.
  • Los hiperactivos tenían más posibilidad de tener más dificultades de lenguaje (32% vs 6%) y del aprendizaje(67% vs 6%).
  • Los análisis de sangre mostraron que los hiperactivos tenían niveles más bajos de DHA y ácido araquidónico. Otra investigación mostró que los hiperactivos tienden a tener niveles bajos de cinc. Los investigadores señalaron que los machos necesitan 3 veces más ácidos grasos esenciales que las hembras para alcanzar niveles normales de desarrollo neonatal e infantil; Esto tiene consistencia con el hallazgo de que la hiperactividad es más común entre niños que entre niñas. Otra vez, conectaron omega 3 y déficit de atención.

 

  • Adaptación oscura, habilidades motoras, DHA y dislexia. American Journal of Clinical Nutrition.

La Dra. Jackeline Stordy de la Universidad de Surrey cree que la dislexia, la dispraxia y el déficit de atención e hiperactividad tienen un denominador común: una deficiencia en ácidos grasos de cadena larga. Ella señala un estudio que encontró Adaptación Oscura mejorada (un problema entre disléxicos) después de suplementar con 480 mg/ día de DHA (parte principal del aceite de pescado) por un mes. Otro estudio que comprendía 15 dispráxicos encontró que el suplemento con una mezcla de aceite de atún, aceite de tomillo y vitamina E, por 4 meses, mejoró sus habilidades motoras.
La mezcla suministraba 480 mg de DHA, 35 mg de ácido araquidónico, 96 mg de ácido alfa linolénico, 80 mg de vitamina E y 24 mg de tomillo diario. La Dra Stordy concluye que la suplementación con ácidos grasos de cadena larga poliinsaturados puede beneficiar a los niños con dislexia, dispraxia y déficit de atención e hiperactividad, y anota que nuevos estudios están en camino. Una vez más, se relacionaron omega 3 y déficit de atención e hiperactividad.

  • El Gobierno Británico Dará Cápsulas de Aceite de Pescado en las Escuelas.

El plan es la continuación de la preocupación de que los niños no están obteniendo suficiente Omega 3 en su dieta debido al consumo de comidas rápidas.

El gobierno busca asegurarse de que los niños obtienen comida saludable y los nutrientes que requieren para el día de colegio, no solo para ayudarles en su salud física sino para que estudien duro y se comporten bien.
Los ácidos grasos omega 3 juegan un papel clave en el desarrollo de las neuronas. La fuente más rica de aceite de pescado son sardinas, salmón y caballa o jurel.

Casi la mitad de la grasa de que está hecho el cerebro viene de un omega 3. Algunos científicos creen que los beneficios para la salud son tan grandes que se debería incluir en las fórmulas para bebes.

Algunas escuelas han ensayado los suplementos con resultados impresionantes.

En un programa piloto que comprendía niños de 8 y 9 años que recibían una dosis diaria en una escuela primaria en Bradford, el 81% de los pupilos mostró mejoría en lectura, 67% en escritura y 74 % en matemáticas.

Sus profesores indicaron mayor concentración en clases.

Otro estudio reciente sugería que con los suplementos también mejoraron la respuesta en exámenes.

En suma, hemos visto en esta página Omega 3 y déficit de atención los siguientes temas: qué es el déficit de atención y el déficit de atención con hiperactividad; los síntomas principales; las estadísticas; el número creciente de gente con el desorden; uso de la Ritalina; Omega 3 y déficit de atención; por que el omega 3 y déficit de atención están íntimamente ligados en el cerebro; algunos estudios relevantes al omega 3 y déficit de atención.

  • Los números básicos

La salud mental de nuestros niños ha estado deteriorándose durante las décadas pasadas a un ritmo acelerado. Los desórdenes mentales que raramente se veían ahora son denominadores comunes en la juventud de hoy.

Aquí está la estadística de salud mental aplicable a los niños actualmente:

Según el Dr. Fred Baughman, neurólogo, 500.000 niños [en los E.E.U.U.] tenían el Desorden de Déficit de Atención e Hiperactividad, diagnosticado en 1985. Entre 5 y 7 millones lo tienen hoy.
Los padres del 7 por ciento de niños entre 6-11 años de edad supieron por un doctor o un profesional de la salud que su niño tenía TDAH. Los síntomas prominentes de este desorden son poca atención, inhabilidad de terminar tareas, hiperactividad y una tendencia a interrumpir a los otros.
Cerca de la mitad de niños diagnosticados con TDAH también se ha identificado que tienen dificultad para aprender.
Aproximadamente el 50% de los niños con TDAH se puede considerar de bajos resultados en la escuela.
El 80% a el 90% de niños con TDAH recibe Ritalina u otros estimulantes en una determinada etapa de su niñez

Estudios indican que 1 en 5 niños y adolescentes (20 por ciento) puede tener un desorden mental diagnosticable.
Las estimaciones del número de niños que tienen desórdenes mentales es de 7.7 a 12.8 millones( USA).
1 en 10 personas jóvenes puede tener un desorden de ansiedad.
La depresión entre adolescentes puede ser tan alta como uno de cada ocho.
El suicidio es la tercera causa de muerte entre 15 – 24 años. El suicidio para esta categoría de edad se ha casi triplicado desde 1960, haciéndose la tercera causa de muerte en adolescentes y la segunda causa de muerte entre la juventud de edad universitaria.
Más adolescentes y adultos jóvenes murieron como resultado de suicidio en 1999 que de cáncer, de enfermedad cardíaca, HIV/AIDS, defectos de nacimiento, derrame cerebral y de enfermedad crónica del pulmón, todos combinados.

¿Por Qué Está Esto Sucediendo?.

La salud mental de los niños y el omega 3 pueden servir de explicación del por qué todos estos desórdenes mentales están aumentando a un ritmo acelerado, la nutrición para niños. El cerebro está compuesto de grasa en cerca del 60%, en peso. DHA (uno de los dos ácidos grasos esenciales que forman el aceite de pescado Omega 3) es la grasa más abundante del cerebro.

Mucha de la grasa encontrada en cerebro está en las membranas de las neuronas y en la mielina, envoltura protectora que las cubre. Los tipos y las proporciones de grasas en las membranas de la célula determinan qué tan efectivamente se comunican las células de cerebro.

Si un adulto tiene deficiencia de grasas apropiadas su cerebro no funciona óptimamente. Si un niño tiene deficiencia, su cerebro no se desarrolla ni funciona adecuadamente.

Imagínese a niño que aprende matemáticas. Aprender hace que su cerebro forme nuevas conexiones de sus neuronas. Para esto se necesita mucho DHA. Si este muchacho, como la mayoría de los niños en Estados Unidos, no come suficiente aceite de pescado, las nuevas conexiones las forma el cerebro con las grasas que encuentra, Grasas Trans y grasas Omega 6, aunque no tengan la forma adecuada. Total se forman conexiones defectuosas. ¡Qué vaina!

Los niveles bajos de DHA se han asociado a depresión, a pérdida de la memoria, a la demencia, y a problemas visuales. DHA es particularmente importante para los fetos y los infantes; el contenido de DHA del cerebro del infante se triplica durante los primeros tres meses de la vida. Los niveles óptimos de DHA son por lo tanto cruciales para las madres embarazadas y en lactancia.

Desafortunadamente, el contenido medio de DHA de la leche materna en los Estados Unidos es el más bajo del mundo, muy probablemente porque los americanos comen comparativamente poco pescado.Una muy mala nutricion para niños.

Los niveles bajos de DHA se han ligado a los niveles bajos del serotonina del cerebro, que están conectados con tendencia a la depresión, al suicidio, y a la violencia.

¿Cuál es el resultado final de tener una nutrición para niños con bajo nivel de Aceite omega 3?.

Aquí está una corta lista de los cambios más prominentes en la salud mental de los muchachos con bajo Omega 3?

  • Dyslexia
  • Asma
  • Desorden de déficit de atención
  • Desorden de Déficit de atención y de hiperactividad
  • Dificultades de aprendizaje
  • Problemas de comportamiento
  • Concentración pobre
  • Oscilaciones del humor
  • Mal genio
  • Dificultades para dormir
  • Desorden bipolar
  • Mala visión

Las buenas noticias:

Si se cambia la nutrición para niños con niveles bajos de Omega 3, estos reaccionan pronto a una nutrición mejor. Cuidado especial se debe tomar disminuyendo las cantidades de Omega 6, o sea granos en todas las formas, eliminando la mayoría de los alimentos chatarra, y aumentando los suplementos de omega 3, las frutas, las verduras, carne sana con Omega 3, los huevos con Omega 3, etc.
Una vez que tengamos un alto consumo de aceite de pescado podremos ver algunos de los cambios siguientes en conducta:

  • Mejor humor
  • Mejor memoria a corto plazo
  • Menos ansiedad
  • Mejor dormir
  • Menos dislexia
  • Mejor coordinación
  • Mejor comportamiento
  • Mejor lectura
  • Mejor ortografía
  • Menos asma
  • Mejor inteligencia
  • Mejor visión
  • Menos problemas de los pulmones
  • Menos agresión
  • La calidad de la respuesta dependerá si se ha logrado una buena relación de Omega 6/3, cercana 1/1.

Es importante después de leer todo lo anterior, desde el comienzo del embarazo y durante la lactancia, que las madres piensen en tomar suplementos de aceite de pescado debido a las necesidades más altas de Omega 3 de su niño.

El aceite de pescado realmente es “alimento para el cerebro,” y las mujeres embarazadas pueden proporcionar sus beneficios a su descendencia con gran confianza. Por otra parte, un océano verdadero de investigación confirma que el aceite de pescado ofrece ventajas profundas para la salud y el bienestar mental a través de la infancia, de la adolescencia, y de la edad adulta completa.

En resumen, hemos visto en esta página la estadística de los desórdenes mentales en los niños, la explicación del por qué Omega 3 y la salud de los niños están relacionados, las conductas la nutrición para niños con un bajo Omega 3 puede producir, los nuevos comportamientos que podemos esperar con un suministro adecuado de aceite de pescado, y el por qué las madres embarazadas y lactantes deben suplementar con aceite de pescado.

fuente: www.omega-3-fish-oil-wonders.com

Dr Cubrias
Medicina Integrativa