Vital Importancia en la elección de un método para Bajar de peso.

Las estadísticas mundiales de Obesidad siguen en increchendo en los últimos 50 años, consecuentemente cada vez tenemos mas pacientes portadores de enfermedades crónicas asociadas y en edades también mas tempranas. Hoy los niños ostentan una negativa estadística de Obesidad, similar a la que presentaban los adultos de hace 20 años, es decir cuando estos niños sean adultos presentaran al menos el doble del porcentaje de Obesos que sus padres, de tal manera que tristemente este suceso se acompañará de la debacle de los sistemas de salud mundiales.

Estos antecedentes hacen que el mercado terapéutico del Paciente Obeso halla crecido considerablemente a la par de las estadísticas mencionadas y así se presentan múltiples Métodos para tratar esta enfermedad crónica y potencialmente maligna.

Si tecleamos en Google:”métodos para bajar de peso” , aparecen 5.460.000 referencias, mostrando la cantidad de vertientes “controladoras de esta patología”

También llama la atención como la mayoría de los pacientes obesos no reconocen su estado como una enfermedad, pero peor aun es que muchos profesionales de la salud tampoco lo consideran.

Después de este preámbulo me gustaría caer en el objetivo de el escrito:

Que influye en la elección por parte del Paciente de un Método para adelgazar?

Es habitual y frecuente que muchos de los Portadores de esta patología salgan en busca de un método rápido, Barato, que altere lo menos posible sus hábitos socio alimentarios, osea de ser posible «milagroso».

Entonces brotan de la sinapsis neuronal de muchos Terapeutas, “el milagro del momento”, consecuentemente el Paciente comienza a cumplir las medidas indicadas en post de su objetivo primordial, que vale la pena destacar en la mayoría de los casos esta mediado por un interés estético y no de salud, El enfermo es profano en el tema y se deja llevar por su elegido en este difícil proceso, he aqui donde comienza la génesis de un problema mayor, en la mayoría de los casos, digo esto porque cuando no se evalúa integralmente la condición del paciente se incurre en la practica del Hipocalorismo en igualdad de condiciones para los proteínas, grasas e hidratos de carbono.

Los conceptos convencionales actuales dejan claro que para lograr una perdida de peso debe disminuirse la ingesta de alimentos(calorías) y aumentar el gasto de las mismas. Es frecuente que en manos incluso profesionales se geste una dieta hipocalórica (baja en calorías), disminuyendo la ingesta de las satanizadas grasas, “las abundantes proteínas” y por ultimo los “bendecidos hidratos de carbono”, entonces nos preguntamos, Tras esta generalizada medida, que puede suceder :
.

Si disminuimos el aporte de Grasas habitualmente no se discrimina entre las Saturadas y las poli o mono instauradas y los tres tipos cumplen roles muy diferentes, es asi como las saturadas en un medio obesogénico aumentan tal condición, sin embargo las poli insaturadas del tipo del omega 3, favorecen la perdida de peso via molecular, ademas de jugar un papel importantisimo en nuestras membranas celulares. no asi ocurre con las del tipo Omega 6 en su generalidad salvo escasas ocasiones. Las saturadas si marcan negativamente la funcionabilidad celular asi como la obesidad.

Si disminuimos la ingesta proteica en igualdad de condiciones, nuestro organismo hecha mano de nuestro músculos y los degrada, para compenzar el poco aporte proteico, esto se traduce en un catabolismo muscular (perdida de musculo) y con ello perdida de el órgano metabolicamente mas activo, el que consume en reposo alrededor de 30 calorías por kilogramo/ día, si usted se somete a un programa de perdida de peso y logra bajar 10 kilos, es muy posible que el 40% de esta perdida sea de musculo, osea habrá perdido 4 kilogramos de este preciado órgano que nos genera actividad metabólica, energía, y sostén de nuestro esqueleto, pero que aun mas su perdida nos lleva a la Sarcopenia( baja cantidad de masa muscular) y con ello nos acerca a la temible insulino resistencia y a la diabetes mellitus tipo 2, como ejemplo de patología. Con este simple análisis no podemos aceptar que se limiten en igualdad de condiciones las grasas, proteínas e hidratos de carbono, Dejando claro que las proteínas guardan una misión que es crucial para el organismo, que es la de fomentar el anabolismo, la formación, el crecimiento y la funcionabilidad celular, los cuales también son afectados con esta condición de bajos niveles de ingesta proteica.

Por ultimo es de desconsiderado limitar en la igualdad mencionada los hidratos de carbono, estos que sirven netamente como carburante energético de uso inmediato, pues sino la condición Obesogénica, mediada por la Insulina, los convierte en grasa y los deposita como “reserva energética”, en espera de un ayuno prolongado que nunca llega, la mayor existencia de tejido graso actúa como una bomba inflamatoria de actividad constante que a su vez genera mas alteración insulinica, inflamación sistémica e incluso inducción de nuestros genes en aras de desarrollar patologías Cancerígenas, degenerativas(Artrosis), metabólicas(Diabetes, Dislipidemias, Hígado graso, Hipertension arterial etc). Esta condición se convierte en un circulo vicioso de genesis de acidos grasos y estos condionan el medio para generar mas apetencia y alterar nuestro metabolismo hacia una verdadera trampa de grasa.

Lo anteriormente explicado es lo que genera una dieta baja en calorías con el porcentaje establecido por la pirámide alimentaria convencional, de 55% de Hidratos de Carbono, 30% de Grasas y 15% de Proteínas. Concluyendo que al bajar el porcentaje de los primeros, nos quedamos cortos, de los segundos generamos problemas pues mas que bajarlos se debe reorganizar que tipo de ellas modificamos, y de las proteinas ni hablar, obligaremos a nuestro organismo a autocanibalizar el musculo.

Con estos antecedentes, debemos aprender que conseguir una perdida de peso saludable no es aquella que se logra colocando una barrera a la absorción de alimentos ( Cirugía Bariatrica, Balón Intragastrico, etc), Tampoco aquella que se alcanza pasando hambre, ni la que ocupa Jarabe de Arce, para “Depurar”, o usa sopas de cebollas para “destoxificar” o diuréticos para eliminar liquido, hormonas tiroideas para acelerar el metabolismo, etc. Un programa nutricional adecuado es algo muy serio que debe estructurarse, bajo la base del respeto a nuestras células y a sus funciones, si no lo pagamos caro a poco andar con un efecto de recuperación de la perdida de peso, haciéndonos cada vez mas obesos, menos activos metabolicamente y mas enfermos, Creo que hasta la fecha el conocimiento profundo de la condición metabólica del paciente es quien debe guiar a el método a elegir y que cualquiera que sea, persiga como objetivo primordial el mantenimiento de la masa muscular en su integridad, así lograremos una perdida de peso verdaderamente saludable, que tristemente no es frecuente que suceda.

Cabe destacar que la realización de actividad física es una herramienta favorable, pero no asegura la indemnidad de la masa muscular, menos aun si esta no es apoyada correctamente con un programa de suplementación aminoacidica.

Otro punto importante es saber que “una golondrina no hace verano” y que el aporte de un nutraceutico milagroso como la afamada adipesina , o el Acido Linoleico Conjugado(Cla) o de un fármaco de la misma estirpe como el Xenical(Orlistat) o el Reductil (Sibutramina), son solo bastones que en muchas ocasiones no brindan un gran apoyo y si generan efectos secundarios serios.

Con estos conocimientos generales podemos exigir un buen profesional, una detallada explicacion de como lo harán, asegurándonos un buen resultado.

Dr Cubrias
Medicina Integrativa