Los científicos de la USC (University of Southern California) y el Instituto del Cáncer IFOM, en Milán, han descubierto que una dieta que simula el ayuno podría ser más efectiva para tratar algunos tipos de cáncer cuando se combina con vitamina C.

En estudios en ratones, los investigadores encontraron que la combinación retrasó la progresión del tumor en múltiples modelos de cáncer colorrectal; en algunos ratones causó la regresión de la enfermedad. Los resultados fueron publicados en la revista Nature.

«Por primera vez hemos demostrado cómo una intervención completamente no tóxica puede tratar eficazmente un cáncer agresivo», dijo Valter Longo, autor principal del estudio y director del Instituto de Longevidad de USC en la Facultad de Gerontología Leonard Davis y profesor de Ciencias Biológicas en el USC Dornsife College of Letters, Arts and Sciences«Hemos tomado dos tratamientos que se estudian ampliamente como intervenciones para retrasar el envejecimiento, una dieta que simula el ayuno y la vitamina C, y los hemos combinado como un poderoso tratamiento para el cáncer».

Los investigadores dijeron que si bien el ayuno sigue siendo una opción desafiante para los pacientes con cáncer, una opción más segura y factible sería una dieta baja en calorías y basada en plantas que hace que las células respondan como si el cuerpo estuviera en ayunas. Sus hallazgos sugieren que un tratamiento de baja toxicidad y una dieta que simula el ayuno, más la vitamina C, tiene el potencial de reemplazar tratamientos más tóxicos.

Los resultados de investigaciones previas sobre el potencial de lucha contra el cáncer de la vitamina C se han mezclado. Sin embargo, estudios recientes están comenzando a mostrar cierta eficacia, especialmente en combinación con quimioterapia. En este nuevo estudio, el equipo de investigación quería descubrir si una dieta que simulara el ayuno podría mejorar la acción de lucha contra el tumor con altas dosis de vitamina C al crear un ambiente que sería insostenible para las células cancerosas pero seguro para las células normales.

«Nuestro primer experimento in vitro mostró efectos notables», dijo Longo. «Cuando se usa solo la dieta que simula el ayuno o la vitamina C sola reducen el crecimiento de las células cancerosas y causan un aumento menor en la muerte de las células cancerosas. Pero cuando se usan juntas tienen un efecto enorme, matando a casi todas las células cancerosas».

Longo y sus colegas detectaron este fuerte efecto solo en las células cancerosas que tenían una mutación que se considera uno de los objetivos más desafiantes en la investigación del cáncer. Estas mutaciones en el gen KRAS señalan que el cuerpo se resiste a la mayoría de los tratamientos para combatir el cáncer y reducen la tasa de supervivencia del paciente. Las mutaciones de KRAS ocurren en aproximadamente una cuarta parte de todos los cánceres humanos y se estima que ocurren en hasta la mitad de todos los cánceres colorrectales.

El estudio también proporcionó pistas sobre por qué los estudios previos de vitamina C como una posible terapia contra el cáncer mostraron una eficacia limitada. Por sí solo, un tratamiento con vitamina C parece activar las células mutadas por KRAS para proteger las células cancerosas al aumentar los niveles de ferritina, una proteína que se une al hierro. Pero al reducir los niveles de ferritina, los científicos lograron aumentar la toxicidad de la vitamina C para las células cancerosas. En medio de este hallazgo, los científicos también descubrieron que los pacientes con cáncer colorrectal con altos niveles de la proteína de unión al hierro tienen una menor probabilidad de supervivencia.

«En este estudio, observamos cómo los ciclos de dieta que simulan el ayuno pueden aumentar el efecto de las dosis farmacológicas de vitamina C contra los cánceres mutados con KRAS», dijo Maira Di Tano, coautora del estudio en el Instituto Molecular FIRC de IFOM Oncología, en Milán, Italia. «Esto ocurre a través de la regulación de los niveles de hierro y de los mecanismos moleculares involucrados en el estrés oxidativo. Los resultados apuntan particularmente a un gen que regula los niveles de hierro: hemo-oxigenasa-1».

Los estudios previos del equipo de investigación mostraron que el ayuno y una dieta que imita el ayuno retardan la progresión del cáncer y hacen que la quimioterapia sea más efectiva en las células tumorales, al tiempo que protegen las células normales de los efectos secundarios asociados con la quimioterapia. La combinación mejora la respuesta antitumoral del sistema inmunitario en modelos de ratón con cáncer de mama y melanoma.

Los científicos creen que el cáncer eventualmente se tratará con medicamentos de baja toxicidad de manera similar a cómo se usan los antibióticos para tratar infecciones que matan bacterias particulares, pero que pueden ser sustituidos por otros medicamentos si el primero no es efectivo.

Para avanzar hacia ese objetivo, dicen que primero debían probar dos hipótesis: que sus intervenciones combinadas no tóxicas funcionarían en ratones y que sería prometedor para los ensayos clínicos en humanos. En este nuevo estudio, dijeron que han demostrado ambos. Al menos cinco ensayos clínicos, incluido uno en la USC sobre pacientes con cáncer de mama y de próstata, ahora están investigando los efectos de las dietas que simulan el ayuno en combinación con diferentes medicamentos para combatir el cáncer.

Fuente: MedicalExpress