La palabra «superalimento» está sobrevalorada, aunque aquí hablaremos de cuatro alimentos que tienen grandes beneficios para la salud, avalados por la evidencia científica.

Hablar de «superalimentos» está muy de moda. Escuchamos hablar de ellos en blogs de salud, en herbolarios, supermercados… Cada año hay una nueva tendencia de «superalimento», pero también es cierto que las modas en «superalimentos», que suelen ser alguna fruta exótica del Amazonas o una semilla que cura todas las enfermedades, suelen ir más vinculadas a la publicidad y al marketing que a estudios científicos reales.  

Aunque no existe un «superalimento» por excelencia, sí hemos reunido una lista de cuatro alimentos que tienen evidencia sustancial y unos beneficios demostrados.

AJO

El ajo tiene una fuerte evidencia que sugiere que puede mejorar la salud cardiovascular al reducir la presión arterial y mejorar los perfiles de colesterol . El ajo también proporciona beneficios antioxidantes porque apoya la actividad del glutatión, un poderoso antioxidante. También hay estudios que sugieren que el consumo de ajo puede ayudar a reducir los niveles de glucosa en sangre en ayunas. Incluir dientes de ajo en su dieta es uno de los hábitos más saludables que puedes tener.

FRUTOS ROJOS

Las bayas, incluidos los arándanos, son una rica fuente de fitoquímicos y pterostilbeno. Se cree que las antocianinas son la razón probable por la que los frutos rojos pueden influir en la actividad cerebral . Las personas mayores pueden comer bayas para mejorar la memoria. Aunque el mecanismo detrás de este efecto, aumentar un factor de crecimiento llamado BDNF, podría funcionar también para los jóvenes, aunque esta área de investigación es preliminar.

ESPIRULINA

La espirulina es una alga azul-verde con un contenido de proteína completa del 55-70%, que ganó notoriedad después de que la NASA comenzara a investigar para su uso en misiones espaciales. Además, la espirulina contiene una dosis considerable de betacaroteno, varios minerales traza y vitaminas. Cuenta con un buen perfil de seguridad y proporciona efectos antiinflamatorios y antioxidantes.

Los estudios sugieren que suplementar la espirulina puede disminuir drásticamente LDL-C, triglicéridos y colesterol total mientras aumenta el HDL-C. La investigación en animales sugiere que la espirulina también puede ser neuroprotectora, pero se necesitan estudios en humanos para confirmar este efecto.

Desafortunadamente, la espirulina es el suplemento de peor sabor en esta lista.

HOJAS VERDES

Las verduras de hoja verde contienen altos niveles de nitrato, al igual que la remolacha . De hecho, la remolacha tiene tanto nitrato que puede servir como una ayuda ergogénica potencial y un suplemento previo al entrenamiento en forma de jugo de remolacha.

Los nitratos mejoran el flujo sanguíneo al dilatar los vasos sanguíneos. Comer vegetales ricos en nitrato diariamente (como rúcula, col rizada, eneldo, nabo y remolacha) puede ayudar a reducir la presión arterial con el tiempo.

NO TE GUÍES POR LAS MODAS

Los superalimentos «nuevos» son casi siempre demasiado buenos para ser verdad. No confíes en los blogs y pseudoexpertos para informarte sobre nuevos descubrimientos en el mundo de la alimentación y la nutrición. ¡Es mejor leer los estudios y no solo el resumen!

Evitar modas y exageraciones te ahorrará dinero a largo plazo. En lugar de buscar un atajo es mejor agregar un par de estos alimentos a su dieta y hacer cambios progresivos en sus hábitos de estilo de vida.