Las comunidades más longevas del mundo son:

-El valle del Hunza, en Pakistán.
-La región de Abjasia, en Georgia.
-El valle de Vilcabamba, en Perú.

Caracteristicas de vida de estas comunidades:

– Todos ellos viven en zonas situadas a gran altitud, en torno a los dos mil metros. La vida en la alta montaña supone aire puro y estimulante; gran cantidad de iones negativos en la atmósfera (cuyo papel en la prevención del estrés y en la tonificación física es bien conocido) y una radiación solar muy activa. En términos generales se puede decir que viven en plena naturaleza.

– Existen variaciones climáticas muy intensas, en el sentido frío-calor, con escasa adecuación en las casas. Se puede decir que la mayor parte del tiempo se encuentran sometidos a temperaturas bajas. Y podemos recordar que experimentalmente los animales expuestos al frío pueden presentar alargamiento de su vida. Se discute si una continuada exposición al frío -al menos durante amplios periodos vitales- pudiera hacer el mismo efecto.

– En relación a la dieta, su promedio nos muestra que es de tipo claramente hipocalórico, con ingestas medias de 1 200 calorías al día, lo que en países occidentales se consideraría como dieta de adelgazamiento. Además, la base de la alimentación la constituyen frutas, verduras y cereales naturales; raramente entra la carne -apenas un día a la semana-, así como la leche y los huevos;

– Es muy importante que en su alimentación recogen directamente el alimento del campo (frutas, verduras) consumiéndolo inmediatamente, esto es, sin apenas tiempo de conservación.

– Los habitantes de estas regiones trabajan durante toda su vida en trabajos físicos intensos (agricultura, pastoreo), que siguen realizando mientras tienen fuerzas. Pero aunque trabajan todo el día, lo hacen de forma pausada, a su ritmo propio, sin apresuramiento.

– Presentan una vida aparentemente con poco estrés. Esta afirmación puede discutirse, porque el estrés es de percepción individual y podría ocurrir que viviesen sus problemas particulares con una intensidad emocional comparable a los problemas estresantes de la sociedad desarrollada. Pero, de todos modos, los investigadores no encontraron señales de importantes «situaciones de estrés».

– Apenas toman toxinas; poco café, tabaco o alcohol. Y el alcohol que se consume es de poco grado (la altura acelera la eliminación del alcohol y disminuye su concentración en la bebida).

– Por último, y a esto le dan gran importancia, tienen una organización social estable, sólida, con preeminencia social del anciano, que se encuentra respetado y considerado. No hay problema de marginación por el envejecimiento; al contrario, cuanto mayor sea la longevidad, más importante es el papel social. Por eso la ancianidad es algo respetable y deseable, y los jóvenes saben que su acatamiento a las normas establecidas garantiza su estabilidad futura.

Estas son las conclusiones que cara a la longevidad extraemos de estas tres distintas comunidades. Podemos ver que en nuestra sociedad occidental seguimos pautas de vida muy contrarias desde todos los puntos de vista: falta de ejercicio, alimentación copiosa, consumo abundante de tabaco y alcohol, ninguna exposición al frío, estrés continuado, escaso respeto a los longevos… Los consejos relacionados son de difícil aceptación, pero, a pesar de ello, son muy útiles.

Dr Cubrias
Medicina Integrativa
Experto Universitario en Medicina Antienvejecimiento