Se acaba de publicar esta revisión amplísima sobre el beneficio de ciertos nutracéuticos en desórdenes mentales, obteniéndose datos muy interesantes de cara a la evidencia.

Podemos categóricamente afirmar que es muy posible que la lista de nutracéuticos útiles fuese mucho mayor si en los estudios en los cuales se han utilizado las dosis ocupadas fuesen las adecuadas al concepto ortomolecular (cantidad correcta en el lugar adecuado para gestar la respuesta perseguida).

En la mayoría de los estudios realizados se utilizan dosis infraterapéuticas, habitualmente dosis diarias recomendadas. Recomendadas para no sufrir una enfermedad por déficit de cierto nutriente. El día que podamos hacer los estudios con las dosis sugeridas por el conocimiento de la bioquímica molecular del proceso patológico y una adecuada biodisponibilidad del producto, los resultados serán aún más alentadores. Lo vemos cada día en la clínica, no obstante es un gran paso que el mundo de los psiquiatras comience a abrir esta puerta que tanto puede ayudar a muchos enfermos. Dr. Cubrías

El mayor estudio de revisión de evidencia sobre salud mental y suplementos nutricionales ha comprobado que estos suplementos ayudan en el manejo de una variedad de trastornos de salud mental, según publican sus autores en World Psychiatry.

Un equipo internacional dirigido por el Instituto de Investigación de Salud NICM de Sydney, de la Western Sydney University (Australia), examinó las evidencias disponibles con el objetivo de proporcionar una visión clara del beneficio de suplementos nutricionales específicos, incluida la dosis, los síntomas diana, la seguridad y la tolerabilidad en diferentes trastornos mentales.

Este meta análisis, considerado el más grande realizado, examinó 33 meta análisis de ensayos aleatorizados y controlados y datos de 10.951 personas con trastornos de salud mental, incluyendo depresión, estrés y ansiedad, trastorno bipolar, trastornos de la personalidad, esquizofrenia y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Aunque la mayoría de los suplementos nutricionales evaluados no mejoraron significativamente la salud mental, los investigadores encontraron evidencia sólida de que ciertos suplementos son un tratamiento adicional efectivo para algunos trastornos mentales, que respaldan el tratamiento convencional.

Se encontró que todos los suplementos nutricionales eran seguros cuando se cumplían las dosis recomendadas y las instrucciones prescriptivas y no había evidencia de efectos adversos graves o contraindicaciones con medicamentos psiquiátricos.

La evidencia más sólida se encontró para los suplementos de omega-3 como tratamiento adicional para la depresión mayor, reduciendo los síntomas de la depresión más allá de los efectos de los antidepresivos solos. También hubo alguna evidencia que sugiere que pueden tener pequeños beneficios para el TDAH. Sin embargo, no se hallaron pruebas sólidas para la esquizofrenia u otras afecciones de salud mental.

Al mismo tiempo, se comprobó evidencia emergente para el aminoácido N-acetilcisteína como tratamiento adyuvante útil en los trastornos del estado de ánimo y la esquizofrenia.

Los tipos especiales de suplementos de folato pueden ser efectivos como tratamientos complementarios para la depresión mayor y la esquizofrenia, sin embargo, el ácido fólico no fue efectivo. Actualmente hay una falta de evidencia convincente que respalde el uso de vitaminas (como E, C o D) y minerales (zinc y magnesio) para cualquier trastorno mental.

El autor principal, Joseph Firth, señala que estos hallazgos deberían usarse para elaborar una guía más basada en evidencia sobre el uso de suplementos nutriciones en los tratamientos basados de diversas afecciones de salud mental.

«Si bien ha habido un interés desde hace tiempo en el uso de suplementos nutricionales en el tratamiento de enfermedades mentales, el tema a menudo es bastante polarizante y está rodeado de afirmaciones exageradas o cinismo indebido -alerta Firth-. En esta investigación más reciente, hemos reunido los datos de docenas y docenas de ensayos clínicos realizados en todo el mundo, en más de 10,000 personas tratadas por enfermedades mentales. Esta gran cantidad de datos nos ha permitido investigar los beneficios y la seguridad de varios nutrientes diferentes para las condiciones de salud mental, en una escala mayor de lo que ha sido posible antes».

Fuente: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/wps.20672