Fuente: Diapositiva Ponencia Dr Cubrias Morales

En esta ocasión no puedo dejar de intentar haceros reflexionar sobre este tema, que tiene una profunda repercusión en la salud humana:

Mecanismos mediante los cuales la elevada ingesta de alimentos ricos en almidón, que tienen un elevado índice glucemico pueden y están generando un sin numero de enfermedades desde la la hipertensión arterial hasta la diabetes y el cáncer, y lo que es peor. Con la ingesta de estos alimentos glúcidos ricos en almidón(azúcar) en la dieta de los niños de la actualidad se están expresando estas enfermedades a cada vez mas temprana edad y la solución solo esta en nuestras manos con una información adecuada para poder sesgar y participar en los cambios requeridos de la nutrición de nuestros hijos así como la nuestra.

Concepto de:

– La Glicemia o Glucemia es la concentración de azúcar en la sangre.

-Índice Glucemico (El índice glicémico mide la capacidad que un glúcido(hidrato de carbono) dado tiene de elevar la glicemia después de ser ingerido, con respecto a una referencia estándar que es el glucosa puro).Se mencionan dos tendencias conceptuales básicas, una en relación a la capacidad o el tiempo de absorción de los hidratos de carbono y la otra con respecto a la capacidad de absorción y de generación de elevados índices de azúcar en la sangre, en realidad y resumiendo nos aporta una información de que capacidad tiene un alimento determinado de impactar aumentando considerablemente los niveles de azúcar en la sangre.

El trabajo que mencionamos esta vez demuestra como muchos otros ya publicados, la adicción que generan los azucares actuando a nivel del sistema nervioso central, de tal manera que no es una gran novedad, sin embargo si lo vemos desde el punto de vista integral, podemos deducir que la repercusión metabólica de esta adicción es brutalmente negativa en la medida que la ingesta de estos azucares generan una necesidad inmediata de hipersecreción insulinica por los islotes de langerhams, (células beta del páncreas) para evitar que los niveles de ellos en sangre se eleven demasiado (condición perenne en el paciente Diabético).

Los altos niveles de insulina secretados por el páncreas inducen una directa activación de la Lipogénesis (Formación de grasa) y un bloqueo de la Lipólisis (degradación de la grasa) de tal manera que se convierten en la llave de acceso a el aumento progresivo y fundamental de grasa en el ser humano y con ello de obesidad, cabe destacar que la insulina elevada en sangre cumple su cometida llevando al interior de el músculo-hígado y tejido adiposo, los altos niveles de glucosa, ingeridos por la dieta rica en azucares de esta manera mantiene temporalmente aceptables los valores de la glucosa en sangre.

Pero necesitará el músculo-hígado y tejido adiposo esta gran cantidad de sustrato energético(azúcar) ?, Pues no en realidad no, habitualmente no la necesitan y es entonces cuando se desencadenan procesos de acumulación de glucosa en forma de glucógeno, (proceso limitado por las «escasa» capacidad de almacenamiento en estos órganos ) siendo este mecanismo desbordado y/o mediante By pass se inicia la síntesis de grasa, situación que como dijimos antes estaba altamente estimulado por los altos niveles de insulina secretados, Luego este acumulo de glucosa y grasa en músculos e hígado fundamentalmente dificulta o entorpece la actividad de los receptores Glut 4, para la insulina generando exponencialmente una dificultad en la acción de la misma y con ello favoreciendo que los altos niveles de glucosa provenientes de la dieta, no puedan ser eficientemente introducidos en los tejidos mencionados, de tal manera que los azucares se convierte en un toxico que afecta todas nuestras proteínas en mayor o menor medida y con ello daña a todos los órganos de nuestra economía sin eximir al páncreas que termina agotándose en su impulso por generar mas insulina para compensar esta situación ocurriendo la muerte acelerada(apoptosis) de sus células, haciendo necesario el aporte de insulina exógeno , como suele ocurrir en el paciente Obeso que se convierte en Diabético tipo 2 y este que mal se controla nutricionalmente termina necesitando de el aporte externo insulinico como si fuese Diabético tipo 1.

Otro efecto negativo de el trafico elevado de glucosa es la capacidad de que tiene esta de inducir aumento considerable en la producción de radicales libres, generando mayor estrés Oxidativo y daño en las membranas de todas nuestras células, paralelamente y por si fuese poco estimula la expresión de un factor de trascripción genético llamado NF KB, que es capaz de estimular la producción de sustancian inflamatorias llamadas citokinas que desencadenan un síndrome inflamatorio sistémico subclínico que esta relacionado con la génesis de muchas patologías auto inmunes, metabólicas incluso cardiovasculares, por otro lado este factor transcripcional tiene la capacidad de inducir la expresión de genes con información de enfermedades que portamos y que hasta la fecha no habíamos padecido, desencadenando la posibilidad de hacerlas clínicas y con ellas enfermar en edades mas tempranas a lo “esperable”, y por ultimo la labilidad con aumento de la síntesis de endotelina 1 que es un factor vasoconstrictor por excelencia así como la disminución en la producción de oxido nítrico constitutivo (factor vasodilatador) , trayendo consigo una gran capacidad para alterar el endotelio vascular que es la capa mas fina y que esta en contacto directo con la sangre de las arterias , provocando disfunción vascular con limitación de la llegada de oxigeno y nutrientes a los tejidos y con ellos a todos nuestros órganos pudiendo desarrollar desde una hipertensión arterial hasta un ictus.

Vale la pena mencionar que este cotejo de alteraciones pueden haber comenzado hasta 25 años antes del debut clínico de la enfermedad, de tal manera que seguiremos teniendo «analíticas teóricamente normales» en un contexto de verdadera irregularidad metabólica que día a día nos deteriora guiándonos a un amplio espectro de patologías.

No podemos seguir sin informarnos de la cantidad y calidad de la comida de nuestros hijos y la nuestra, pues detras de esta necesidad biologica de alimentarse se guardan grandes secretos que terminan enfermando al ser humano o haciendo su vida mas placentera y menos patologica. Es cierto que el mercado no tiene alimenticio actual no sera capaz de segar su desarrollo con la informacion a los clientes potenciales, entonces somos nosotros los encargados de buscar la respuesta adecuada.


Articulo en cuestión


El consumo elevado de azúcar da lugar a adicción

Anteriormente ya se había observado un patrón de conducta de consumo en aumento y los signos de la abstinencia tras dejar de tomar azúcar; ahora se demuestra que existen conductas de búsqueda ansiosa y recaídas en el consumo de azúcar Madrid (12/12/08).-

El consumo elevado de azúcar da lugar a adicción, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Princeton en Estados Unidos. El trabajo, que se llevó a cabo en modelos experimentales, se ha hecho público durante la reunión anual del Colegio Americano de Neuropsicofarmacología en Arizona. Los investigadores informan de profundos cambios de comportamiento en modelos animales que han sido entrenados experimentalmente para convertirse en dependientes a dosis elevadas de azúcar. «Tenemos el primer conjunto de estudios integrales que muestran una sugestión fuerte de la adicción al azúcar y un mecanismo que podría subyacer a ella», señala Hoebel. Los descubrimientos podrían tener implicaciones futuras en el tratamiento de humanos con trastornos de la alimentación.
Cuando a los sujetos del modelo estudiado se les privaba del azúcar durante un periodo prolongado realizaban mayores esfuerzos para conseguirla cuando se les proporcionaba de nuevo en su entorno. Los animales consumían más azúcar de una vez de lo que habían hecho antes, lo que sugiere conductas de búsqueda y recaída. Su motivación por el azúcar había crecido. Después de que se les retirara el azúcar, tomaban más alcohol de lo normal, mostrando así que el consumo excesivo de azúcar había forzado cambios en el funcionamiento cerebral. Estas funciones servían como puertas de acceso a otros mecanismos de conducta destructiva como un mayor consumo de alcohol.

Además, cuando recibían una dosis de anfetaminas mínima que antes no les hubiera afectado, los animales se volvían hiperactivos. Esta mayor sensibilidad es un efecto a largo plazo que puede ser un componente de la adicción, apunta Hoebel. Los investigadores también descubrieron que cuando los animales toman una bebida azucarada en el núcleo acumbens se liberaba dopamina. Se cree que este mecanismo de señalización cerebral desencadena la motivación y, al producirse de forma repetida, la adicción. Según los autores, después de un mes estas ratas ‘adictas’ con niveles mayores de dopamina tenían menos receptores dopaminérgicos de un tipo y más receptores opioides. Estos sistemas de dopamina y opioide participan en la motivación y la recompensa, sistemas que controlan el deseo y el placer por algo. Cambios similares se observan también en el cerebro de ratas adictas a la cocaína y la heroína. Los investigadores también han podido provocar signos de abstinencia en los animales al eliminarles la administración de azúcar.

Los niveles de dopamina del cerebro de las ratas bajaban y como resultado mostraban ansiedad como signo de abstinencia. Según concluye Hoebel, «parece posible que las adaptaciones cerebrales y los signos de conducta vistos en las ratas puedan suceder en algunos individuos con trastornos alimentarios de bulimia. Nuestro trabajo proporciona vínculos entre los trastornos del uso de sustancias como la adicción a las drogas y el desarrollo de deseos anormales por sustancias naturales. Estos datos podrían ayudarnos a diseñar nuevas vías de diagnóstico y tratamiento de las adicciones en personas».

Dr. Cubrías
Medicina Integrativa