La fibra , el alivio del estrés y algunos suplementos pueden ayudarte a controlar el apetito

Comer con un déficit calórico durante períodos prolongados no solo es físicamente difícil, sino también mental. Combatir los antojos de hambre puede ser frustrante porque a menudo luchas contra el cerebro y el cuerpo, tratando de convencerlos de que no, de que en realidad no quieres comer ese paquete de galletas.

Afortunadamente, existen varios métodos, respaldados por evidencia científica, que pueden ayudar a frenar los antojos entre horas.

La fibra y el volumen

El cuerpo produce naturalmente una variedad de péptidos y hormonas que suprimen el hambre.

Una clase de receptores, llamados mecanorreceptores, se encuentran en el estómago y los intestinos y en realidad no son activados por ninguna molécula específica, sino por el estiramiento de los tejidos. Eso significa que expandir el estómago dará como resultado la supresión del apetito, independientemente de lo que esté causando la expansión.

Comer alimentos bajos en calorías que tienen bastante volumen intestinal es una buena manera de limitar la ingesta calórica mientras se suprime la necesidad de comer más. Mientras que las verduras con un alto contenido de agua se marchitarán y encogerán después del consumo, los alimentos con alto contenido de fibra soluble se «gelificarán» y se expandirán en el estómago (ejemplos de estos alimentos serían las manzanas, el salvado de avena, las zanahorias, el maíz, el brócoli, entre otros). Las verduras con alto contenido de celulosa, un carbohidrato no digerible, también darán lugar a un aumento del volumen intestinal.

El alivio del estrés

La alimentación emocional es un síntoma común de estrés y puede descarrilar la pérdida de peso. Dado que la alimentación emocional no es el resultado de la sensación de hambre, no necesariamente se puede controlar a través del aumento de la ingesta de fibra.

La mejor manera de combatir la alimentación emocional es asumir el estrés y gestionarlo. Aunque es imposible proporcionar una solución generalizada que funcione para aliviar el estrés de todos, mantener hábitos saludables de sueño y marcar su dieta son dos buenos pasos de estilo de vida para reducir el estrés.

Además, un horario de sueño constante en un ambiente tranquilo y oscuro es vital para reducir el estrés.

Si los cambios en el estilo de vida no alivian el estrés y los episodios de alimentación emocional continúan, considere la posibilidad de dejarse ayudar por un profesional.

Opciones suplementarias

Hay muchos suplementos que ayudan a controlar los antojos. Estos se recomiendan después de una evaluación del paciente y son totalmente personalizados a la condición de cada uno. En la Clínica Cellmedik hacemos una Medicina Estética Integrativa, que tiene en cuenta el contexto, los hábitos y el estado de salud de cada paciente a la hora de recomendar tratamientos complementarios que potencien los resultados de los tratamientos estéticos.

Entre los suplementos que más recomendamos, se encuentra la cafeína, que ayuda a reducir el hambre, el jengibre y el 5-HTP, entre otros.

No se recomienda el uso de estimulantes para frenar los antojos de hambre por la noche debido a su efecto disruptivo sobre el sueño..

Además, debemos recordar que no hay atajos en salud y nutrición. Aún así, muchas personas necesitan ayuda con los antojos de vez en cuando. Es por eso que hay cientos de productos destinados a suprimir el apetito. Si necesitas ayuda, contáctanos y estamos seguros de que podremos asesorarte.